Ministerio de la Mujer es un programa patrocinado por la Iglesia Adventista del Séptimo Día y creado para impulsar, apoyar y orientar a las mujeres en su crecimiento espiritual, intelectual, social y físico de tal manera que se desempeñe con

eficiencia en sus diferentes ámbitos de desarrollo.
 
Declaración de Misión

El Departamento de los Ministerios de la Mujer existe para apoyar, animar y lanzar desafíos a las  mujeres adventistas del séptimo día en su jornada como discípulas de Jesucristo y como miembros de Su Iglesia mundial.
Nuestra misión es, en el sentido más amplio, común a todos los cristianos –enaltecer a Cristo en la iglesia y en el mundo.

Propósito
Nuestro propósito es inspirar a las mujeres a alcanzar su pleno potencial en Cristo; capacitándolas a profundizar su vida espiritual, a poner su fe en acción al emplear sus dones al servicio de Cristo, convirtiéndose en parte significativa en el apresuramiento  de la venida de Jesús.

Visión
La visión del Departamento de los Ministerios de la Mujer en la División Sudamericana es enaltecer a Jesucristo, y éste crucificado, al capacitar a las mujeres a descubrir y emplear su liderazgo y ministerio en el hogar, en la iglesia y en la comunidad. Por el poder transformador del evangelio, Su fuerza será la fuerza de ellas. El Departamento de los Ministerios de la Mujer se empeñará en enriquecer y capacitar a las mujeres a reconocer su valor como seres humanos en Cristo y su papel en la Iglesia y en la sociedad.

Dios nos ha hecho únicas y especiales, con talentos y dones dados para el servicio y el enriquecimiento espiritual, mental, fisico y emocional. En esta sección encontrarás información única para nosotras como hijas de Dios. Seminarios, reflexiones, actividades para el ministerio y más. Esperamos sea de tu ayuda personal y de aquellas mujeres líderes del ministerio femenino en búsqueda de recursos para su iglesia. Dios te bendiga grandemente. Recuerda que eres un precioso tesoro de Jesús.

El Ministerio de la Mujer no es:

  • Algo Nuevo. En 1898 la Hna. S. M. I. Henry, animada por Ellen G. White, lideró ese ministerio. Después de su muerte, esa obra fue interrumpida. Volvió a iniciarse en 1990.  
  • Un foro donde las mujeres presentan reclamos, justificadas o no, contra los empleadores. 
  • El lugar para promoción de derechos iguales para las mujeres, aunque admitamos que ese sea un tema importante.
  • Una mera fuente de entretenimiento u oportunidad de pasar horas en proyectos que simplemente promueven opiniones egoístas.  
  • Una plataforma para defender la ordenación de las mujeres, aunque reconozcamos que todas deben emplear sus talentos para la gloria de Dios y deben recibir el reconocimiento por el trabajo realizado para Su gloria.  
  • Un ataque a los hombres. No aboga la diferencia entre los sexos, ni está contra el sexo masculino.  
  • Un movimiento exclusivista. Los Ministerios de la Mujer desea la inclusión y no la exclusión de quien quiera que sea.